Relaciones de Pareja: Claves de una relación exitosa


Relaciones de Pareja: Claves de una relación exitosa

Las Relaciones de pareja se definen como una interacción mutua, continua y voluntaria entre dos integrantes de la pareja que se caracteriza por expresiones específicas de afecto y sexualidad.

Esta definición refleja las ideas contemporáneas sobre las relaciones sentimentales.

Por ejemplo, el estado civil y el género de la pareja son ambiguos. En cambio, esta definición se centra en las interacciones (es decir, mutuas, continuas y voluntarias) y en las expresiones (es decir, afecto e intimidad).

Diferentes tipos de relaciones de pareja

Existen estudios con resultados concretos con él argumentó de que las diferencias de género desempeñaban un papel en la definición de una variedad de tipos de pareja y enamoramiento.

Las actitudes y creencias de cada tipo de unión sobre su pareja y su relación influyen en los patrones de comunicación, las respuestas al conflicto y el nivel de satisfacción relacional. Veamos con más detalle cuatro tipos de interacciones:

Tradicional, independiente, separada y mixta.

Las parejas tradicionales son muy interdependientes y muestran valores ideológicos relativamente convencionales en su estilo de vida.

Estas parejas ven el género de forma tradicional y suelen repartir las tareas en función de los roles de género.

Cuando surge un conflicto, se enfrentan abiertamente al problema o problemas, pero evitan utilizar la comunicación negativa

Las parejas independientes valoran la conexión y la autonomía personal en su vida juntos. Muestran valores relativamente poco convencionales sobre la vida relacional y familiar.

Los papeles de género son más fluidos. Las parejas independientes son más propensas a entrar en conflicto tanto en cuestiones importantes como en las menores.

Cada uno de los integrantes de la pareja actúa de forma independiente y realiza aportaciones a la relación basadas en sus preferencias personales más que en la tradición y bienestar emocional.

Las parejas separadas son ambivalentes en cuanto a sus valores relativos a la vida relacional y familiar. Suelen tener una orientación convencional hacia el matrimonio, pero una orientación no convencional hacia la libertad individual.

Cuando surge el conflicto, tienden a retirarse, sin embargo, da lugar a cuando deciden entrar en conflicto, una discusión puede volverse hostil rápidamente y a veces puede existir una relación insana .

En una pareja separada, existe el entendimiento de que cada miembro de la pareja funciona de forma autónoma (hacen lo que quieren y se mantienen al margen del otro)

Las parejas mixtas se producen cuando cada uno tiene una definición diferente de la relación (es decir, un miembro de la pareja es tradicional y el otro es independiente).

Las parejas mixtas son más ambiguas en sus papeles, expectativas y emociones. Hay muchos factores que pueden influir en cuándo y cómo iniciamos una relación sana.

En la siguiente sección, veremos algunos de estos factores.

¿Cómo es el inicio de una relación de pareja?


Cuando buscamos una posible pareja sentimental, ¿cómo decidimos quién es la persona adecuada?

Los investigadores y psicólogos creen que en muchas parejas, hay dos características que influyen mucho en nuestra toma de decisiones claves: el atractivo físico y la similitud.

Las decisiones iniciales sobre el acercamiento a una posible pareja se basan en gran medida en el atractivo físico que percibimos de esa persona.

La hipótesis del emparejamiento sugiere que generalmente preferimos salir con personas que consideramos muy atractivas.

Pero a menudo nos emparejamos con parejas que coinciden a un nivel de atractivo similar

También tendemos a seleccionar parejas que son similares a nosotros. Estas similitudes pueden basarse en actividades de ocio y aficiones.

Por ejemplo, si nos gustan los bolos (u otra actividad), es probable que seamos más compatibles con una pareja a la que también le gusten los bolos (u otra actividad que nos guste).

Esta idea también es válida para aspectos más significativos de uno mismo en una relación formal (es decir, cómo vemos el mundo).

Si creemos que la pareja debe compartir las responsabilidades domésticas y nuestra pareja se resiste a la idea de pasar la aspiradora, tenemos un problema. ¿Qué opciones tenemos?

Podemos discutir y negociar quién es responsable de qué (tal vez nuestra pareja odia pasar la aspiradora, pero no tiene problema en limpiar el baño).

O podemos descubrir que nuestra pareja ve los roles de género de forma tradicional y no piensa ayudar en las tareas domésticas.

En este caso, puede que tengamos que reconsiderar nuestra compatibilidad para evitar el conflicto y posterior ruptura.

Algunos investigadores creen que elegimos una pareja en lugar de otra basándonos en gran medida en el azar.

Otros sugieren que la atracción es el resultado de reacciones bioquímicas en el cuerpo. Otros sostienen que la selección de la pareja es un intento de maximizar el valor reproductivo

A continuación definiremos las características de una relación basada en el tipo de selección.

Selección por azar

Cuando dos personas se conocen y comienzan a desarrollar un romance, los astros deben alinearse. La decisión de entrar en una cafetería en particular en un día concreto y comenzar una conversación con una persona atractiva sobre la comida de las mascotas es una cuestión de suerte. Esta es la premisa básica de los investigadores que creen que elegimos una pareja basándonos en el azar para relaciones afectivas.

¿Y si decides ahorrarte el dinero ese día y tomar el café en casa? ¿Y si pasas por el autoservicio? Desde esta perspectiva, el momento lo es todo para ambas partes debido a los cambios en la decisión.

Selección basada en la bioquímica

No importa lo que diga tu cerebro, tu cuerpo no traicionará lo que realmente sientes. Cuando conozcas a una persona atractiva, puede que experimentes un cambio repentino en tu fisiología (es decir, puede que tu corazón se agite o que sientas que tienes mariposas en el estómago). En otra situación, puede que te sientas atraído físicamente por otra persona, pero cuando te acercas te das cuenta de que no huele muy bien y decides alejarte.

Los investigadores de esta perspectiva sostienen que sentimos sensaciones específicas cuando conocemos a posibles parejas. Estas sensaciones físicas son reacciones bioquímicas a las feromonas. El resultado depende de cómo interpretemos estas sensaciones y lo interpretemos como emociones.

Selección basada en el máximo valor reproductivo

Una persona se compra un coche deportivo para exhibir una sensación de estatus. Otra persona se compra ropa cara y se maquilla para presentar una determinada imagen. Una tercera persona se corta el pelo y utiliza un tipo concreto de colonia o perfume. En cada caso, la persona toma decisiones sobre su aspecto para atraer la atención de posibles parejas. ¿Se trata simplemente de una muestra de atractivo y estatus?

Algunos investigadores creen que estas elecciones se deben a la biología. Nuestros genes quieren reproducirse, así que buscamos a la pareja más apta para transmitir nuestra genética a través de la procreación. El hecho de que queramos tener hijos o no tiene poca importancia para nuestros genes. Desde esta perspectiva, nuestros genes impulsan nuestro comportamiento a decidir específicamente a un individuo que es lo que buscan y que tipo de personas no buscan.

Factores que influyen en el éxito de la formación de relaciones

Son muchos los factores que influyen en la forma en que formamos las relaciones de pareja y en las razones que hay detrás de estas formaciones. Se señalan factores como la educación, los valores, el atractivo y los patrones de interacción; en esta sección, analizaremos cada uno de ellos aunque nada es total y absoluto.

Un dicho común que puedes escuchar es: «Si quieres saber cómo te tratará tu marido/esposa, mira cómo trata a su madre/padre» Esta afirmación apunta al papel que juegan las relaciones familiares tempranas y la crianza en la selección de una pareja. La teoría del apego sugiere que llegamos al mundo programados para formar vínculos. Dado que nuestros primeros vínculos se forman con nuestros principales cuidadores, esas relaciones nos influyen enormemente a lo largo de nuestra vida.

Muchos estudiosos coinciden en que la información que recogemos a través de las primeras interacciones con una posible pareja nos ayuda a determinar y desear si iniciamos una relación romántica. Este fenómeno se explica por la teoría de la penetración social. Esta teoría propone que la confianza y la intimidad se desarrollan a medida que una relación se profundiza a través de la auto-revelación.

Cuando empezamos a interactuar con una pareja romántica en el noviazgo, intercambiamos muchos datos (menos personales) sobre nosotros mismos a través de una pequeña charla. A medida que la relación se intensifica, nuestro ritmo de auto-revelación disminuye, pero los hechos que vamos viviendo en la otra persona se vuelven más íntimos y personales por naturaleza. Este proceso de auto divulgación es esencial para el desarrollo de la relación (es decir, para decidir si continuamos o no con la relación). En general, la formación de una relación puede depender de varios factores.

Expectativas

Cuando dos personas deciden mantener una relación romántica entre sí, pueden ocurrir muchas cosas. El éxito (o el fracaso) de la relación suele basarse en las expectativas de cada persona y en la influencia que los demás puedan tener en la relación. Considere los siguientes ejemplos:

Escenario 1:

Tú: Mi cita de anoche fue genial. Fue divertido y amable, e incluso pagó la cena. Creo que podría ser el elegido.

Amigo/a: Vaya, eso es increíble. No puedo esperar a saber de tu próxima cita.

…[Una semana después]…

Tú: No ha llamado desde nuestra cita de la semana pasada.

Amigo/a: Quizá haya surgido algo, deberías llamarle.

Tú: Pero, ¡ese es su trabajo!

Escenario 2:
Taylor y Kelly (ambos católicos) deciden casarse. Un año después, Taylor decide que quiere unirse a la Iglesia de la Cienciología. Kelly no entiende por qué y se pregunta si se ha casado con la persona adecuada.

Escenario 3:
Sloan y Jaylen han salido durante años. Pero Sloan guarda un secreto. Le da vergüenza admitir a Jaylen que quiere seguir una carrera como artista de circo. Este ha sido un sueño de Sloan desde la infancia, pero cuando habla de este sueño con sus padres, le avergüenzan y disciplinan para que se convierta en contable.A Jaylen le gusta que Sloan sea contable. Es una profesión sensata y representa sus valores similares. Un día, Sloan llega a un restaurante unos minutos tarde para cenar con Jaylen. Sloan lleva un disfraz de payaso. Faltan meses para Halloween… es necesaria una explicación.

Nuestras expectativas conforman la forma en que vemos e interpretamos el mundo que nos rodea. Nuestra educación, las interacciones con los demás y el sistema de valores nos ayudan a desarrollar nuestras expectativas de forma consciente e inconsciente. En momentos de discordia interna, tenemos que decidir qué es aceptable (o no) y comunicar nuestras necesidades. Si no expresamos nuestros sentimientos al respecto y tratamos de ignorarlos, el resentimiento puede sembrarse en las sombras de nuestra experiencia.

La teoría del intercambio social sugiere que interactuamos con los demás mediante un proceso de intercambio que incluye un análisis de costes y beneficios. Sopesamos los costes y los beneficios de las relaciones sociales e intentamos maximizar los beneficios y minimizar los costes. Si los costes superan a los beneficios, terminamos la relación.

Cuando se violan nuestras expectativas, podemos realizar, consciente o inconscientemente, un análisis de costes y beneficios. Podemos decidir que los beneficios de la relación son mayores que los costes de una conversación incómoda. En esta situación, nuestro tipo de pareja será un factor importante a la hora de resolver el conflicto.

Relaciones románticas y redes sociales

Las redes sociales influyen en todas nuestras relaciones, incluidas las románticas. ¿Le gusta su pareja a su familia? ¿Tienen usted y su pareja amigos en común? Las investigaciones proponen que las redes sociales compartidas son un fuerte predictor del éxito de las relaciones románticas a largo plazo.

El solapamiento de redes es un término utilizado para describir el número de asociaciones frecuentes que tiene una pareja. Los investigadores creen que la superposición de redes crea muchos elementos estructurales e interpersonales que afectan positivamente a los resultados relacionales en las parejas. Es más probable que los amigos en común, celebren los éxitos de la pareja, concedan favores, proporcionen apoyo emocional y ayuden a la pareja a gestionar los factores de estrés frecuentes.

Las investigaciones también sugieren que las relaciones de parejas que se comunican con frecuencia entre sí y se asocian (es decir, amigos y familiares) tienden a experimentar menos estrés e incertidumbre en su relación

Conclusión sobre las relaciones de pareja

Las relaciones sentimentales pueden ser desafiantes pero también gratificantes. Para muchas personas, la relación de pareja satisface nuestra necesidad de conexión humana tanto física como emocional.

Los expertos en salud y psicología, afirman que participar en una relación romántica puede tener muchos beneficios,

  • Disminuir nuestro nivel de estrés,
  • Darnos una mayor sensación de bienestar y propósito,
  • Promover comportamientos más saludables y
  • Mejorar la longevidad.
  • Las relaciones también pueden beneficiarnos emocionalmente al validar nuestro autoconcepto y mejorar nuestra autoestima como una forma de amor.

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 11

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.