Relaciones de Pareja ¿Qué es lo más importante?


Desde la ciencia, hasta la ficción, sin dejar de lado la poesía, la música y el arte, las relaciones de pareja son uno de los principales pilares del mundo, la razón de todas las razones para muchos.

¿No crees? 

Más de una vez todos hemos tocado el cielo y el infierno por una relación de pareja.

¡Vaya que si! 

Pero pareciera que las relaciones de pareja, cada vez son más complicadas y no es claro cuáles son las mejores formas de lograr que funcionen, y lo que debemos hacer o entender para tener una sana relación de pareja.

En este artículo te escribo sobre las relaciones y trataré de profundizar en todo lo que gira alrededor de ellas, para entender que aspectos son los que intervienen en una relación y el porqué del éxito o fracaso de las mismas.

¡Espero lo disfrutes!

¿Qué es una Relación de Pareja?

Las relaciones de pareja son una manera de interacción del ser humano, muy compleja de definir.

Como se involucran bastantes matices de las personas, en aspectos psicológicos, biológicos, culturales y sociales. Se debe tomar todo esto en cuenta para lograr entender desde que ángulo, contexto y perspectiva se define a una pareja.

Empecemos por la definición más simple, las relaciones de pareja son vínculo afectivo, del tipo romántico, que une a dos personas sentimentalmente en un compromiso emocional.

Una unión que se establece de manera voluntaria y en acuerdo entre dos personas, basados en el afecto y el interés, con el fin de interactuar y compartir un periodo de tiempo, sin importar su estructura, etapa de formalización u orientación sexual de ambos miembros.

En su construcción la relación se centra estructuralmente en la interacción, en los conflictos, la solución de ellos y los aprendizajes que les permitirá desarrollarse en lo individual y lo particular, con lo cual se va creando un vínculo más sólido.

Una pareja puede ser flexible al momento de generar sus propias normas y solo enfocarse en las posibilidades del presente y las finalidades de un futuro.

Claro que siempre estarán cambiando, adaptando y evolucionando en consecuencia a la estructura social en la cual se encuentran, buscando y generándose nuevos valores y papeles más funcionales.

Un tema muy importante que la pareja enfrenta, es el conflicto entre los papeles asignados y asumidos con base en las expectativas. Al constituirse una relación de pareja esta evoluciona a un nuevo sistema, con sus propias reglas, pero siempre tendrá de base los sistemas de la familia de origen.

No hay que olvidar que cada miembro de la pareja, tiene mitos, creencias y expectativas que se van originando a lo largo de su vida y que fueron inculcadas desde casa, durante su crianza.

Por ello debe tenerse en cuenta aquellos estereotipos, mitos y creencias que giran en torno al amor y la pareja.

Creencias y mitos del amor en las Relaciones de Pareja

Por increíble que parezca, todas las creencias, mitos y estereotipos que giran en torno a las relaciones amorosas, tienen una influencia vital y crucial desde la elección de esa pareja como el cómo estructuran esa relación.

Como se van incorporando desde la infancia de manera paulatina, repercuten en la elección de la pareja y a veces funcionar a modo de autoengaño, lo cual pudiera ser la causa de que muchas personas tengan y se aferren a relaciones disfuncionales con la idea de que algún día pueda cambiar, o puedan cambiarlos ellos mismos

Todos estos mitos y creencias suelen verse como una verdad incuestionable que se aceptan sin ningún tipo de cuestionamiento, pero al no tener presente su impacto en la relación puede tener de consecuencia unos altos niveles de exigencia o tolerancia en exceso hacia la pareja.

Has escuchado que cuando te casas con una pareja, te casas con toda su familia, esto es debido a que compartes sus creencias y costumbres.

La gente se une, con expectativas y costumbres construidas a partir de su experiencia y crianza, con muchos componentes de su familia de origen, y el reflejo del concepto de pareja de sus padres y ambiente social y cultural.

Por otro lado, cada miembro de la pareja tiene conceptos y expectativas de lo que debe ser una relación, las cuales deben alinear y adaptar a la realidad.

¿Pero a qué me refiero con mitos?

¿Has escuchado alguna vez?, que dicen que en un matrimonio uno de los cónyuges debe hacer feliz al otro y es su responsabilidad que la relación se disfrute plenamente.

Otro mito desde la época de Platón, habla de que los humanos estamos incompletos, por lo tanto, nuestra misión de vida es encontrar a nuestra otra mitad, nuestra media naranja, para alcanzar la plenitud, la felicidad, y ser seres completos.

En cuanto llegue esa persona, simplemente lo sabremos, habrá alguna señal, reacción, algo similar que nos lo hará saber de inmediato.

O tal vez en algún lado has leído o te han dicho, que toda persona tiene un alma gemela, una persona que ha llegado a este mundo para estar contigo, una llama gemela que te hará feliz.

Alguien que está predestinado para ti, y con esa creencia, se puede asumir entonces que de no encontrar a esa persona, ambos serán simplemente desdichados, incompletos.

¿Sabes algo sobre el hilo rojo?, muy parecido a lo anterior, se supone que hay una persona que no solo esta predestinada para ti, sino que un hilo rojo irrompible los une en totalidad, en esta vida y en otras, sin importar lo que suceda, ese hilo no se romperá y en algún momento deberán estar juntos, para ser completamente felices.

Y… Si ya encontraste a tu pareja, debes hacer todo lo posible, lo imposible y hasta lo impensable por conservarla, hacer los sacrificios necesarios para que la persona se quede a su lado.

Es tu responsabilidad el luchar por amor y conseguir que tu pareja se quede a tu lado, caso contrario, podrías ser infeliz para siempre.

El príncipe azul, ¿te suena?, desde la infancia existe ese mito que es abordado por los cuentos de hadas, donde aparte de presentar esa creencia, se genera un estereotipo que debe seguir el hombre y la mujer. Modelos de lo masculino y femenino que pueden determinar la relación de pareja y a quien escoges como pareja.

Es un hecho que desde hace bastante tiempo, están constituidos ideales o fantasías para nuestra selección de pareja y  “el amor que es para siempre”, junto con que la “pasión” se mantendrá intacta sin importar los años o el tiempo, ya que la llama siempre estará viva.

Este tipo de creencias hace surgir muchos conflictos de pareja con el paso del tiempo, que se derivan del proceso natural de adaptación y evolución.

Estos mitos, creencias y muchos otros, son aceptados a veces inconscientemente, pero repercuten de forma directa desde la selección de pareja, hasta en su dinámica e interacción en cada una de las fases del ciclo de la pareja.

Los Ciclos de la pareja

En los ciclos de la pareja, están formados de distintos factores que interactúan entre sí, como el desarrollo del individuo, la etapa de la pareja, si existe familia, etc.

Pero a pesar de esos aspectos singulares y sus características, hay factores que convergen entre sí y se desarrollan con base en el tiempo, la convivencia, interacciones, entre ellos y su entorno social y cultural.

Desgranaremos cada etapa de la pareja. 

Atracción Física

Cuando el ciclo de la pareja comienza a crearse, usualmente se debe a aspectos físicos y químicos de la otra persona, donde se le empieza a considerar atractivo como una posible pareja. Esperando que dicho interés sea correspondido.

Si se comparte tiempo juntos, se pueden empezar a percibir señales de la atracción física mutua y son percibidos el uno al otro de forma distinta.

Muchos estudios hablan sobre que al momento de la elección de pareja, sin dejar de lado aspectos sociales y culturales, existe la atracción por los opuestos, iguales y complementarios.

Algo que no debe dejarse de lado, es el concepto significativo al momento de la elección de pareja, es que estén equilibrados en el mismo nivel de autoestima y autovaloración.

Ya que la persona que tenga un valor más bajo, por lo general sus inseguridades y temores no serán asumidos de manera correcta y se encontrara en una posición vulnerable y en desventaja.

¿Cómo seleccionan pareja hombres y mujeres?

No podemos dejar de lado sin considerar, aspectos sociales y culturales del medio ambiente en el cual fueron criados y se desarrollaron tanto el hombre como la mujer. 

Desde pequeños han sido influenciados y aprendiendo roles que les han sido asignados e impuestos sutilmente  a lo largo de su crecimiento.

Tanto medios de comunicación, como la familia, paulatinamente han ido incrustando en su pensamiento creencias, comportamientos y reglas de lo que deben hacer y no hacer en su rol.

Todos estos aspectos sociales y culturales son asumidos por cada individuo, y se suman tanto psicológica como biológicamente.

Se pueden hablar de ciertos aspectos muy generales.

El rol básico que se pretende que un hombre deba interpretar, es el de la fuerza, la entereza y ecuanimidad, en donde no debe mostrar debilidad, tristeza, el afecto, miedo o soledad.

Se le condiciona a que busque mujeres con características tradicionales que sean bien aceptadas socialmente.

La mujer debe desempeñarse como ama de casa, ser una mujer comprensiva, cariñosa, con habilidades e instintos maternales, que pueda asumir casi en totalidad, cosas como la crianza de los hijos, la educación y es su responsabilidad, mantener a la familia unida y feliz,

A veces también debe asumir el rol de administradora de la economía familiar.

A las mujeres se les condiciona, a que deben buscar solo parejas exitosas profesionalmente, con una estabilidad emocional y económica, con un gran sentido de responsabilidad, inteligencia, fuertes y capaces en totalidad de hacerse cargo económicamente de la familia.

Una característica aceptada socialmente es que las mujeres tienen el beneficio de poder expresar de forma más libre el afecto, miedo, dolor, etc. que el hombre.

Un aspecto a destacar es que las parejas jóvenes, le tienen mayor importancia a aspectos físicos, pero comparten con otros de más edad los valores como la confianza, madurez emocional, amor e intereses. Sin darle tanta importancia a aspectos religiosos, políticos, o temas como la castidad.

Etapa del cortejo y conquista

A través del tiempo se han ido modificando los rituales del cortejo, pero, aun así, siguen siendo moldeados por aspectos culturales y estereotipos.

Sigue siendo una generalidad el esperar que el hombre sea quien deba hacer el primer movimiento, e iniciar el ritual de  seducción hacia la mujer.

Mientras a la mujer se le da el poder y responsabilidad de aceptar o rechazar la propuesta de pareja, además de los otros roles que debe asumir, no solo encontrar el ideal de pareja, sino también saber retenerla, y hacer feliz a la familia. 

En el momento que la unión ha sido consensuada, el hombre y la mujer comienzan a convivir en distintos momentos y rituales, que pasan de solamente centrarse en la atracción y apariencia física a buscar coincidencias e identificarse en intereses comunes, valores, pensamientos, gustos, pasatiempos, perspectivas y metas, etc.

Más adelante, se va generando mayor interés por conocer y saber del otro y descubrir que otros aspectos se comparten, en donde la pareja subconscientemente busca distintos aspectos en los cuales tengan en común, como aspectos culturales, psicológicos, sociales, familiares, etc.

Se cree que entre más cosas tenga una pareja en común, se reduce el porcentaje de riesgo de una ruptura y separación y se incrementa el éxito y la unión de la pareja.

Es un hecho que la idealización juega un rol muy importante, ya que este es el motor para querer conocer y saber sobre la pareja.

Ese deseo de acercarse a la otra persona, es lo que permite conocer a la otra persona en sus distintos matices y fases, hasta intentar conocerla totalmente.

Por otro lado, si se idealiza a la pareja de forma excesiva, se corre el riesgo de separación de la pareja, si, por otro lado, se tiene esa idealización de forma equilibrada, y la otra persona coincide en intereses y deseos, la pareja puede funcionar.

Comúnmente, es considerado un factor de problemas de pareja, cuando sus integrantes tienen una diferencia social, racial, religiosa, entre otros aspectos, se considera que dichas diferencias, en algún momento les harán enfrentar problemas difíciles de superar.

Fase del enamoramiento

Parte de la idealización y las ganas de compartir tiempo realizando actividades construye el enamoramiento. 

Se cree que durante la etapa del enamoramiento, viene de la mano con la minimización de la crítica hacia la persona elegida, en donde se dejan de lado los defectos y se centran exclusivamente en las cosas en común.

Esta etapa del enamoramiento, dura solo un tiempo, varía en función de distintos factores que determinan su duración.

La idealización y cierta fantasía son los principales elementos que componen dicho enamoramiento que le da a la otra persona características especiales, debido al impacto emocional y atracción.

Al momento de que esas características especiales y esa idealización entran en contraste con la realidad, se va perdiendo esa fuerza del enamoramiento inicial. 

La forma equilibrada de llevar la fase del enamoramiento, es teniendo presente, aspectos positivos y negativos de la otra persona, con dicho equilibrio y conocimiento profundo de la pareja es que se llega al amor.

Durante esta etapa el protagonismo que toma la pareja es notable, se puede notar claramente cuando se ven personas enamoradas. 

Es muy frecuente que en la etapa del enamoramiento, la pareja conviva mucho tiempo distanciándose de lo malo del mundo y proyectando solo la idealización del uno hacia el otro.

En cuanto la pareja es sólida en emociones y sentimientos, después de haber convivido, nuevamente se reintegran a sus círculos sociales de manera individual y en pareja, tratando de establecer un equilibrio en todo su entorno.

El enamoramiento es la etapa más gratificante a nivel emocional, ya que lleva de la mano estados mentales y emocionales gratificantes y agradables, como el deseo de compartir, las ganas de dar, un eufórico optimismo y alegría. 

Un aspecto a considerarse y pensarse con especial atención, es que las personas enamoradas, cuando magnifican las cualidades o idealizan los aspectos positivos de la pareja se genera una visión de túnel donde solamente se ven las cosas positivas y se ignoran en totalidad las negativas.

Se dice que “el amor es ciego”. 

Equilibrio de la convivencia

Toda pareja debe tener claras las normas y reglas, así como las jerarquías y orden de prioridades individuales y de pareja, ya que de ese equilibrio depende una pareja saludable o disfuncional. 

Existe una clase de poder y jerarquía en la pareja, en donde una práctica sana es tener un acuerdo de un equilibrado modelo compartido de jerarquía y poder que depende de la personalidad y circunstancias. 

Durante la convivencia y la integración de la pareja, esta debe ir estableciendo ciertos acuerdos y mecanismos para establecer acuerdos, el cómo resolver los conflictos y como se toman decisiones que afectan a ambos miembros, sobre todo sobre que se debe y no hacer para lograr que la relación pueda prosperar.

Entiéndase la palabra jerarquía y poder como la capacidad de poder influir en la otra persona en su forma de pensar o manera de comportarse para que sea coincidente con la persona de influencia, y al mismo tiempo que no ocurran cambios o comportamientos que no se desean.

Dos modos comunes de como se ejerce ese poder en interacción, es de modo simétrico o complementario, cuando la pareja está en crisis, por lo general se van modificando comportamientos, límites, reglas y roles.

Al colapsar ese equilibrio las expectativas se modifican drásticamente, e incrementas las probabilidades de conflictos presentes y pasados que no hayan sido resueltos, aumentando la tensión y generando cierto alejamiento.

Muchas veces la pareja logra sanar esos conflictos y esas etapas, incorporando aspectos de desarrollos emocionales individuales dentro de la unión, modificando las interacciones disfuncionales y de conflicto.

Deben modificar sus límites y acuerdos creando nuevas interacciones según el contexto donde se encuentran conciliando sus intereses personales con los objetivos que se persiguen en conjunto.

El detonante de cualquier acuerdo siempre ha sido y será la comunicación.

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 11

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.